Ventajas de las piscinas de obra

Una vez tomada la decisión de poner una piscina en nuestro jardín, debemos elegir el tipo de piscina que queremos: liner, fibra, de obra, etc.

¿Por qué elegir una piscina de hormigón?

Muchos son los motivos que inclinan la balanza hacia las piscinas de obra, entre ellos están:

  • Es la más versátil, pues podemos elegir libremente su forma y tamaño, ajustándose a las características de la parcela y la vivienda.
  • Hay muchas más opciones que le pueden dar un acabado final totalmente personalizado: gresites en tonos originales como malvas o negros, iridiscentes, piedras de coronación "in situ" de una sola pieza, playas en madera natural o piedras en armonía con el entorno, etc.
  • Gestionar el vaso en función del uso: más zona de menor profundidad para que jueguen los niños, áreas de relax con surtidores o cromoterapia, pasillos de natación, cataratas y otros juegos de agua...
  • La resistencia del hormigón les proporciona una mayor durabilidad que las de fibra o vinilo.
  • Le otorga un valor añadido a la propiedad, que se revaloriza mucho más de lo que cuesta la piscina de obra.

Por todo ello, si finalmente damos el paso y decidimos disfrutar de una piscina propia, lo más aconsejable es elegir una piscina de obra.

Pídenos información, te ayudamos a diseñarla y la construimos para tí.

No hay comentarios

Agregar comentario